Como decorar sala pequeña

Que no tengas una casa enorme no significa que no puedas hacer alarde de tu estilo. Decorar un espacio pequeño, al igual que decorar uno grande, requiere simplemente ingenio en el diseño y un buen ojo para saber qué funciona y qué no. Y aunque el enfoque va a ser, naturalmente, un poco diferente cuando se trabaja con menos metros cuadrados, las reglas generales de diseño son prácticamente las mismas.

Te prometemos que un espacio pequeño no tiene por qué ser un gran reto. Así que, tanto si estás intentando darle un toque personal a tu nuevo estudio como si necesitas orientación para aprovechar al máximo el espacio en una casa no tan espaciosa, sigue los 14 consejos que te damos a continuación para decorar un espacio o sala pequeña y haz que tu casa brille.

  1. Que haya luz
    Una habitación pequeña puede abrirse de par en par con la iluminación adecuada. Además de dejar que la luz natural entre por las ventanas (¡no utilices las persianas negras!), utiliza iluminación adicional en todo el espacio para aportar más calidez. Si no tienes espacio para lámparas de pie o de mesa, elige opciones de iluminación que no ocupen espacio, como las luces de cuerda, los apliques de pared o las lámparas colgantes.
  2. Mantén los objetos más grandes en el perímetro de las habitaciones
    No hay ninguna razón para prescindir de los muebles grandes cuando se decora un espacio pequeño, pero sí hay que tener en cuenta dónde colocarlos. Mantenga la sensación de profundidad en una habitación manteniendo los elementos más grandes -piensen en armarios, sofás y librerías- contra la pared, en lugar de en medio del suelo.
  3. Busque muebles polivalentes y/o plegables
    Los muebles que pueden tener una doble función le ahorrarán espacio y dinero. Y gracias a la tendencia de las casas y apartamentos pequeños, no faltan los muebles ingeniosos que sirven para usos múltiples o que se pliegan para hacer espacio en tu casa cuando no están en uso. Los escritorios, las mesas de comedor e incluso las camas de tamaño king vienen en estilos que pueden guardarse fácilmente para tener más espacio para moverse. Asimismo, puedes encontrar muebles que sirvan para varios propósitos, como camas que pueden convertirse en sofás y mesas auxiliares que pueden convertirse en escritorios.
  4. Aprovecha los espejos
    Hablando de doble función, los espejos añaden luz y sensación de espacio adicional a las habitaciones al reflejar la luz natural y no natural y dar la ilusión de más metros cuadrados. También son prácticos por sí solos. Utiliza un espejo grande o distribuye varios más pequeños por la habitación. Incluso puedes crear una pared de espejos como si se tratara de una galería de arte. Es una buena forma de como decorar una sala pequeña aparentando ser mucho más grande
  5. Deshazte de las cosas
    Una de las grandes ventajas de vivir en un espacio más pequeño es que te obliga a reducir la cantidad de pertenencias que tienes en casa. A su vez, acabas deshaciéndote de las cosas que realmente no sirven para nada en tu vida, ya sea porque son poco prácticas, inútiles o simplemente no te aportan alegría. Si te cuesta deshacerte de las cosas, hay recursos que pueden ayudarte a aprender a hacerlo. Para decorar un espacio pequeño es necesario hacer un poco de inventario, de lo contrario corres el riesgo de abarrotar tu espacio.
  6. Cuidado con el desorden
    Menos es más cuando se trata de crear un espacio pequeño bien diseñado. Al igual que en el consejo anterior, debes reducir al mínimo la cantidad de cosas que posees cuando no tienes mucho espacio para trabajar. Pero mantener el desorden va más allá. Ten en cuenta que debes dejar mucho espacio libre en tu casa pequeña, tanto para facilitar el movimiento como para mantener la utilidad. Esto se aplica a todas las zonas visibles, desde el suelo hasta las encimeras, pasando por el espacio que dejas entre los muebles.
  7. Sea creativo con el almacenamiento
    Hay muchas opciones de almacenamiento que también sirven como hermosas piezas de decoración. Escoge muebles que te proporcionen soluciones de almacenamiento adicionales, como otomanos que puedan guardar la ropa de cama y un espacio de almacenamiento debajo de la cama que parezca un mueble genial. Intenta encontrar formas de almacenar tus objetos sin tener que meter todo en un armario.
  8. Atrévete con la decoración
    Los espacios pequeños se prestan muy bien a los colores, estampados y texturas atrevidos, pero asegúrate de mezclar también algunos neutros para no saturar la habitación. Si te preocupa ser demasiado atrevido, utiliza los colores y los estampados en formas más pequeñas, como en una pared de acento, en cojines o incluso en marcos de fotos. O bien, atrévase y coloque un papel pintado brillante y colorido o compre por fin ese sofá de terciopelo azul que siempre ha querido. Siempre que consigas un cierto equilibrio en la habitación, no hay razón para que no puedas añadir un toque de color o patrón atrevido.
  9. Utiliza alfombras grandes
    La decoración de un espacio pequeño consiste en engañar al ojo para que vea más de lo que realmente hay. Cuando se utilizan alfombras pequeñas en un espacio pequeño, se ve -y se piensa- que es pequeño. Sin embargo, decorar con alfombras grandes da una sensación de grandeza y de que la habitación es más grande. En última instancia, la forma de la habitación y los muebles que la componen dictarán el mejor tamaño de alfombra que se puede comprar, pero siempre hay que procurar que sea lo más grande posible.
  10. Aprovecha el espacio vertical
    No descuides las paredes. Aprovechar al máximo el espacio vertical significa tanto jugar con los objetos más altos como colocar en las paredes objetos como estanterías y obras de arte que añadan profundidad vertical además de la amplitud que has conseguido crear en el suelo. Si tienes una pieza que te gusta mucho pero no encuentras un lugar para ella -un jarrón muy querido, por ejemplo-, cuelga una estantería segura y colócala allí. Y cuando cuelgues las cortinas, instala la barra sólo unos 5 centímetros por debajo del techo o de la moldura de corona, lo que añade una ilusión de altura extra.
  11. Ilumina con plantas y flores
    Añadir plantas y flores a tu pequeño espacio puede darle más vida y estilo, siempre que tengas cuidado de no sobrecargarlo. Sin embargo, ten en cuenta que las plantas muertas o moribundas tendrán el efecto contrario. Si te preocupa no poder cumplir con la responsabilidad de mantener tus plantas y flores (o si simplemente no tienes mucho talento para la jardinería), existen excelentes opciones de plantas falsas que se parecen a las reales. Y no te preocupes: las plantas falsas tienen el sello de aprobación de la experta en estilo y estrella de Fixer Upper, Joanna Gaines, así que ya no son un tabú del diseño.
  12. Juega con la simetría
    La simetría nos atrae por naturaleza: en las caras, en la naturaleza y en las casas. Si quieres tener un montón de asientos en tu pequeño salón o no puedes prescindir de algunos armarios de almacenamiento extra, haz que funcionen haciendo que las piezas sean un espejo en la habitación. Hará que el espacio parezca más limpio y más agradable a la vista.
  13. Aproveche los rincones y esquinas
    Un rincón que, de otro modo, se dejaría vacío en un espacio más grande, puede utilizarse en un espacio pequeño para obtener una funcionalidad adicional, como la colocación de una zona de escritorio o una mesa de bar. Si no desordena demasiado la habitación, intenta pensar en formas creativas de aprovechar rincones y esquinas a menudo infrautilizados en lugar de considerarlos un espacio desperdiciado.
  14. Divide y vencerás
    Puedes dividir tu pequeño espacio sin que se sienta demasiado apretado utilizando cortinas transparentes, separadores de habitaciones de papel de arroz o estanterías abiertas para crear espacios separados sin que la zona de estar se vea reducida. Todas estas opciones permiten que la luz continúe brillando, lo que es crucial para que su espacio se sienta tan aireado y abierto como sea posible. Estos tipos de separadores también actúan como elementos de diseño dramáticos por derecho propio, y añaden un toque adicional a su hogar.

Siga su intuición al decorar un espacio pequeño y no intente colocar nada que no le parezca bien. En última instancia, el objetivo es aprovechar al máximo el espacio del que dispones, maximizando sus posibilidades y sacando lo mejor de él. Y aunque ninguna regla de diseño es inamovible, los consejos anteriores deberían ayudarte a conseguir como decorar una sala pequeña jugando con las mesas, muebles, espejos.. de manera que quede espaciosa

[pt_view id=”539f6bc9yx”]

Deja un comentario